Characato es silencio y magia

Mítica y solitaria yace esta pequeña Capilla que alberga enigmáticas historias. A 132 kilómetros de Córdoba capital, Characato es un muy pequeño poblado, de pocas casas y alguna que otra hostería, en el departamento Cruz del Eje, cerca del límite con Punilla. 

La iglesia construida en 1895, hoy prácticamente en estado de abandono, se recorta sola en el paisaje, una reliquia en pie. 

characato, cordoba
 
La capilla de Characato hace honor a las mil intrigas que atesora esta región de Pampa de Oláen. Hace más de 80 años que sus puertas están cerradas para los fieles, por disposición de una pena canónica dispuesta por el clero en la década de 1930, sobre la que hay pocas referencias y abundantes silencios. 
 
Córdoba Characato
 
Fue cuando la tragedia llamó a sus puertas y el púlpito se convirtió en escenario de dos muertes. 
Los dichos del lugareño José Raimundo Guzmán, que contaba 88 años en 2006, al escritor Jorge Camarasa –reflejados en una nota en La Voz del Interior de ese año– son quizá el único rastro testimonial de la época. Corrían los primeros años del siglo pasado cuando los hermanos Joaquín e Ignacio Amenábar, provenientes de Deán Funes, se aquerenciaron en el lugar y se convirtieron en empleados de la estancia Characato, en manos por entonces de la familia Peralta Guzmán. Ignacio trajo su mujer y tres hijos. Joaquín se casó con Remigia, hija de los propietarios, y terminó como dueño de las tierras al morir sus suegros.
 
Pero un día “la capital del silencio” –como este paraje hoy se hace llamar– se estremeció. Joaquín Amenábar se plantó frente al púlpito y se disparó un balazo en la sien. Apenas días después, repitió la misma escena su hermano Ignacio.
 
characato cordoba
 
Nadie supo explicar razones. Se habló de amores encontrados, de intereses, de dolores compartidos. Los hermanos fueron enterrados en la misma capilla, mirando el altar, con lápidas de mármol que poco después fueron profanadas. Sus cuerpos desaparecieron, como para agrandar la leyenda. El Obispado, mediante pena canónica, clausuró el lugar. 
 
characato, cordoba
 
 
Hoy puede vistarse, aunque es difícil acceder a su interior. La zona se enmarca con el último tramo de las Sierras Grandes, donde los cóndores marcan el paso y se adueñan de lo alto en las rocas. Vale la pena un paseo por Characato, quizá con ese mismo silencio que la caracteriza, te enamora con imágenes y sin palabras. 
Ubicación
Tips de viaje

Cómo llegar

En Auto: Desde Córdoba Capital, se debe tomar la Ruta Nacional 20, camino a Carlos Paz. Ahí se debe tomar la Ruta Provincial 38 hacia el norte del Valle de Punilla hasta el peaje de Villa Giardino. Allí, a la izquierda se dobla hacia la Pampa de Oláen y seguir hasta Characato. Son aproximadamente 97 kilómetros y 3 horas de viaje.
 
Desde Cruz del Eje, se debe tomar la Ruta Provincial 38, tomar el desvío a San Marcos Sierras, pasar por Charbonier, Capilla del Monte hasta La Falda. Desde allí seguir hasta Pampas de Oléan por camino de ripio hasta Characato.
 
La última opción, desde Tanti a Characato, es la más corta. Se debe tomar la Ruta Provincial 28 hasta La Cruz del Lago. Allí tomar la RP 38, pasando por Bialet Maseé, Santa María de Punilla hasta Oléan, para tomar los 22 km. de ripio hasta el destino.
 
No hay líneas de buses de media distancia que lleguen hasta Characato.