El Camino Real cordobés en 5 postas

El antiguo Camino Real del Alto Perú atraviesa el norte de Córdoba a través de 16 postas. Te seleccionamos 5 lugares a través del sendero más antiguo de Sudamérica para un viaje al pasado colonial del norte provincial.

El viejo Camino Real, que conectaba el Alto Perú y el Virreinato del Río de la Plata, es un atractivo de turismo cultural único en nuestra provincia construído hace más de 400 años.

Con 16 postas que van desde la Estancia Jesuítica de Caroya hasta el límite con Santiago del Estero  y revalorizado a través de la Ley 9883, el Camino Real de Córdoba es uno de los atractivos culturales más importantes de su territorio, no sólo por su alto contenido histórico sino por la belleza de sus postas y entornos naturales.

Los caminos comerciales, con el tiempo formaron distintos senderos con estancias e iglesias, y hoy, muchos de ellos conservan este patrimonio para el disfrute de las nuevas generaciones. De todas las posibilidades de recorrer el viejo Camino Real, te traemos 5 postas que por su encanto valen la pena conocer.

1. Posta de Sinsacate

Conocida inicialmente como “San Pablo de Sinsacate”, esta casona cumplió el servicio de posta hasta la llegada del ferrocarril. Entre los hechos más destacados de la historia colonial argentina en este lugar, se encuentran el paso del General San Martín hacia el norte y el velatorio de Facundo Quiroga. Fue declarada Monumento Nacional en 1941 y posteriormente restaurado por el arquitecto Mario Buschiazzo, conservando las líneas originales de la estancia y de la capilla.

Es la tercera posta saliendo desde Córdoba y siguiendo la Ruta 9. Los alojamientos más cercanos se encuentran en Jesús María.

2.  Villa del Totoral

Siguiendo la Ruta 9, es la posta número 6 saliendo desde Córdoba, a una distancia de un poco más de 88 kilómetros. Lugar de paso de la expedición fundadora de Córdoba, Villa del Totoral es hoy un tranquilo pueblo lleno de historia. Casonas antiguas como “La Canchona”, una vieja iglesia y el Museo de Octavio Pinto, dedicado al gran artista nacido en este lugar.

Villa del Totoral, además, fue un refugio para Pablo Neruda y Rafael Alberti, exiliado durante el franquismo, así como de Deodoro Roca, una de las figuras más importantes de la Reforma Universitaria.

Un atractivo natural de la villa es el Cajón de piedra, el balneario del Río Totoral rodeado de piedras donde el agua forma pequeñas cascadas y da lugar a una pileta natural. Recorriendo las piedras se pueden observar numerosos morteros excavados por los Comechingones quienes se asentaban allí. 

El pueblo cuenta con varios restaurantes, hoteles y posadas.

3. Posta de Intihuasi

A 140 km. de Córdoba y tomando la Ruta Nacional 60, la Posta de Intihuasi es una estancia construída por el 1715, convirtiéndose rápidamente en un centro estratégico de las comunicaciones de la región. En quechua, Intihuasi significa “la casa del sol”, y su importancia se debió a que por aquí pasaba el camino para ir hacia Catamarca.

Muy cerca de allí se encuentra las Canteras Grandes, un lugar desde donde se extraía granito y donde se encuentran veinte viviendas de estilo rústico en piedra junto a un pequeño embalse, un escenario ideal para realizar cabalgatas y caminatas donde actualmente funciona un centro de rehabilitación de adicciones.

El alojamiento más cercano es en Villa Tulumba, otra de las postas del Camino Real, a tan sólo un par kilómtros de Intihuasi.

 

4. San Pedro Viejo

La función de posta de la Estancia de San Pedro comenzó en 1760 cuando se estableció el Camino de Postas y Correos. En 1795 el maestro de postas fue por Francisco Javier Carranza quien, a su fallecimiento fue relevado por su esposa doña Rosa Cabanillas, primera mujer que desempeñó el cargo en la jurisdicción.

Aquí se venera a San Pedro, patrono de la comarca y se destaca la estatua de “San Pedrito”, la cual se estima que fue realizada entre los años 1689 y 1699 y cuya capilla es la más antigua de la provincia.

En este lugar se encuentran las llamativas Tumbas Verticales: monumentos funerarios de origen turco que evidencia el paso de esta cultura por este rincón ignoto de la provincia.

Esta posta contaba con el Hotel de Campo “San Pedro Viejo” un hotel 5 estrellas y variadas actividades rurales que van desde cabalgatas en “peruanos de paso” hasta clases de cocina regional. 

Para llegar, seguir la Ruta Nacional 60 hasta Deán Funes y tomar la Ruta Provincial 16 y luego la Ruta Provincial 18. San Pedro Viejo se encuentra a unos 183 km. de Córdoba Capital, a mitad de camino de las Salinas Grandes y la Laguna de Mar Chiquita.

5. Posta de las Piedritas

Para llegar a esta posta hay que pasar por la ciudad de Jesús María, desde donde es necesario seguir el Bv. Agüero hacia la toma Pedro de Oñate y enlazar el Camino Real hacia Posta de las Piedritas en Totoral.

Aquí fue capturado y luego fusilado el ex virrey Santiago de Liniers, por disposiciones de la Junta de Mayo, en 1810, luego de querer armar una contrarevolución en pleno proceso de independencia argentino.

A tan sólo 5 km. se encuentra San Francisco Viejo y de San Francisco del Chañar, y cuenta con un balneario municipal con  frondosa y añeja arboleda.

Ubicación
Info útil

El Camino Real de Córdoba

Sitio Oficial

www.caminoreal.cba.gov.ar

En los alrededores

 

Laguna de Mar Chiquita

La laguna de Miramar de Ansenuza es uno de los destinos de verano más lindo de la provincia. Una laguna salada, flamencos y patrimonio histórico en el corazón de Córdoba.

 
Salinas Grandes
 
Las Salinas del Norte de Córdoba son compartidas con tres provincias más de argentina, Catamarca, La Rioja y Santiago del Estero. Este “desierto blanco” que es inhabitado por el hombre, pero posee especies animales y vegetales que se han desarrollado en esta región desolada.