Expedición a las Salinas de Córdoba

Es como llegar al “infinito y más allá”… un “mar blanco” en su fisonomía. Las Salinas Grandes del Norte de Córdoba ocupan un gran espacio, enorme, y fantástico. En superficie la ciudad de Córdoba entraría diez veces en las salinas del norte provincial. De fácil acceso, aunque se debe ingresar con mucho cuidado y, en lo posible, con un guía conocedor del territorio.

Las Salinas del Norte de Córdoba son compartidas con tres provincias más de argentina, Catamarca, La Rioja y Santiago del Estero. Este “desierto blanco” que es inhabitado por el hombre, pero posee especies animales y vegetales que se han desarrollado en esta región desolada.

 

Dentro de las Salinas Grandes se encuentra la Reserva Natural Silvestre Monte de las Barrancas, una especie de estrecha y alargada isla verde rodeada del desierto salino, que preserva la vida de especies autóctonas en peligro de extinción. Cuenta con una superficie de 7.656 hectáreas y es visitada por científicos y amantes de la vida silvestre, atraídos por la increíble fauna del lugar.

Se accede desde Deán Funes, pasando por Quilino e ingresando  por el poblado San José de las Salinas, que posee un encanto especial. Desde la estación abandonada de trenes, que muestran el paso del tiempo y resalta el nombre “San José”, o su iglesia protagonista en el centro del tramado urbano.

Ubicada en el noroeste de Córdoba, a 42 kilómetros de la localidad de Quilino por RN 60, fue declarada como reserva en el año 1988 y su misión es resguardar el hábitat de diversas especies habituadas a vivir en esta isla de ecosistema chaqueño, de altas temperaturas y poca disponibilidad de agua.

En invierno se puede recorrer esta extraordinaria reserva gracias a su suelo salitroso. Sin embargo, en verano se llena de agua y sorprende con la imagen de cientos de flamencos llegando a las aguas salineras.

Ubicación
Tips de viaje
  • Llegar a San José  y pedir consejos a los lugareños para ingresar a las salinas. Es sencillo pero hay que tener precaución porque es posible “empantanar” el vehículo.
  • Una vez que se llega al borde de las salinas, comprobar la dureza del suelo e ingresar caminando.
  • Si ha llovido en los último días extremar las medidas precautorias.
  • Llevar agua y frutas, es un paseo por la nada misma.
  • Cuidar el medio ambiente sin dejar residuos o basura en el lugar.
Como llegar

Se accede fácilmente tomando la Ruta Nacional 60 desde Deán Funes, pasando por Quilino en dirección a Catamarca, y luego entrar en San José de las Salinas, donde hay un pórtico de ingreso a la izquierda.

Son aproximadamente 60 kilómetros desde Deán Funes y 188 kms desde Córdoba capital, donde uno debe salir por Ruta N. 9 Norte en dirección a Jesús María.

En el camino hay varios controles de Policía Caminera.

Una vez que se llega a San José de las Salinas, hay que atravesar el pueblo, pasar las vías, bordear la plaza de la iglesia y dirigirse a la derecha por camino de ripio hacia las salinas. Preguntar a los lugareños sobre las condiciones y el acceso.