La belleza del Impenetrable Chaqueño

Sus 128.000 hectáreas lo convierten en el parque nacional más grande del norte argentino, lo cual resulta de suma importancia para mantener poblaciones de grandes mamíferos como el yaguareté, el tapir, el pecarí y el oso hormiguero, entre otros. En el Parque Nacional El Impenetrable será posible realizar recorridos turísticos para conocer su naturaleza y asomarse a la cultura qom, wichí y criolla.

Además de sus riquísimos valores naturales y culturales, este nuevo Parque Nacional representa el proceso más participativo en la historia argentina de un área protegida, porque se ha convertido en realidad gracias al trabajo en conjunto de la sociedad civil, de organismos estatales, de empresas privadas y de individuos particulares.


La Importancia del Impenetrable

El Impenetrable es una zona con alto riesgo de sufrir un proceso de desertificación; por eso es fundamental preservar su bosque, ya que protege al frágil suelo de la erosión del agua y del viento, luego de haber sido intervenido con animales domésticos y de haber sufrido la extracción maderera.

El Impenetrable alberga fauna en peligro de extinción como el yaguareté, el oso hormiguero, el tapir, el chancho quimilero y el tatú carreta, que fueron declarados Monumento Natural Provincial en Chaco. También merecen destacar se otros animales que, siendo comunes en la estancia La Fidelidad como el aguará guazú, el pecarí labiado (o maján) y el ocelote, son raras o muy cazadas en la región chaqueña.

Entre las aves se destacan algunas especies como el carpintero negro, el loro hablador, la lechuza bataraz chaqueña, el águila coronada, el matico y el bataraz estriado, que resultan cada vez más escasas en el bosque chaqueño. La protección de la estancia La Fidelidad permitiría generar una oportunidad para el repoblamiento natural del bosque chaqueño con estos mamíferos y aves emblemáticos del Impenetrable, sin más esfuerzo que el control y vigilancia del nuevo Parque Nacional.

También existen aquí algunos endemismos (animales y plantas que solo se encuentran en esta región), como el pichiciego, el piche islero, el conejo de los palos, el chancho quimilero, la martineta chaqueña y hasta una especie arbórea como el palo santo.