Humberstone, el pueblo fantasma de Atacama

Humberstone, el pueblo fantasma del desierto de Atacama en Chile no toma descanso. Miedo y misterio en la herrumbrada salitrera construida en 1872 confluyen con miles de visitantes que diariamente llegan para descubrir su secretos.

Es un viejo pueblo minero en el desierto de Atacama, cerca de Iquique a 47 kilómetros, y a más de 100 de distancia de la frontera de Chile con Perú y Bolivia.

En el desierto de Atacama, a finales del siglo XIX surgieron poblaciones como Humberstone o Santa Laura fruto de las explotaciones extractoras de salitre, abundante en esta región y que era usado para producir los fertilizantes que transformaron la agricultura de la época.

Lejos de los 3.700 habitantes que hace 150 años vivían en Humberstone, ahora es considerado uno de los diez lugares más fantasmales del mundo. Un destino que quién va a Iquique, al norte de Chile, no se puede perder.

La oficina salitrera de La Palma, ese fue su nombre original, fue creada por una compañía peruana en 1872, floreciendo durante varias décadas al mismo nivel que lo hacía la extracción de salitre. Tras la Gran Depresión, en 1929, la demanda disminuyó y La Palma fue adquirida por otra empresa y rebautizada como Santiago Humberstone.

Humberstone siguió en decaimiento hasta que en 1960 fue completamente abandonado. Actualmente es uno de los lugares que los visitantes que acuden a Iquique, al norte de Chile, no se quieren perder, por el hecho de pasear por calles de un pueblo que parece sacado de una película del oeste y por la parte de historia chilena que reflejan sus casas, por las que parece no avanzar el tiempo.

Claro que hay otros que buscan vivir una experiencia misteriosa y esperan escuchar ruidos extraños, ver fantasmas o sentir la presencia de espíritus de los mineros que, según se dice en el lugar, no han abandonado el solitario pueblo en medio del desierto.