El futuro del vino: bodegas en el fondo del mar

La bodega Bandol ya ha enterrado en el mar Mediterráneo, 120 botellas de vinos en cofres herméticos los cuales durante un año estarán 40 metros bajo el mar, para de esta forma “mejorar su aroma”.
 
Frente a la Costa Azul, los interesados en comprar estas botellas deberán zambullirse para poder tomar el mejor vino de Francia. Según el director de la escuela de buzos de Saint Mandrier, Jérôme Vincent, la idea nació a partir de botellas encontradas en ánforas de barcos hundidos, las cuales cuando fueron catadas, denotaron su gran calidad.
 
Así, los buzos y la bodega decidieron enterrar las botellas y dejarlas envejecer. La zona elegida fue un área protegida por la Armada francesa, donde los profesionales son entrenados.
 
“Bajo el agua, como no hay oxígeno, el vino se mantiene en un estado de larga conservación”, explicó Guillaume Tari, vitivinicultor y presidente de la denominación de origen Bandol.
 
“Hace 20 años probamos, frente a la costa de Noirmoutier (una isla del Atlántico), con botellas de vino blanco, Sancerre y Pouilly, instaladas en parques de ostras” durante meses, explicó Philippe Faur-Brac, quien fue considerado el mejor sommelier del mundo en 1992. “Preserva la acidez porque, debajo del agua, no hay mucha luz, no hay nada de aire, hace bastante fresco y la temperatura es constante”, explica.
 
Gisèle Marguin, maestra sommelier ha expresado que pese a que el aroma es bueno, todavía no se puede hablar de aromas secundarios excepcionales provocados por la inmersión. Según la experta, debería pensarse en un período más largo de tiempo dento del mar.
 
Por el momento, las botellas submarinas de Bandol no están a la venta, ya que se trata de procesos de experimentación donde los costos son muy altos. “Muchos vitivinicultores hablan de ello, algunos productores de licores también quieren hacer pruebas con coñac o ron”, dice el sommelier. Pero muy pocos lo han intentado y, de momento, “la probabilidad de comprar ese vino es casi inexistente”.

 

La primera bodega marina del Mediterráneo

 
En Calpe, España, está situada la que se considera la primer bodega submarina del Mediterráneo: Vinamaris, que se dedica a hacer excursiones, ya sea en barcos como para los que practican el buceo.
Se pueden hacer excursiones con degustación de vinos envejecido en la puesta del sol o personalizadas.

<iframe src="https://www.google.com/maps/embed?pb=!1m18!1m12!1m3!1d742250.968952689!2d5.960309471837637!3d43.38919513927934!2m3!1f0!2f0!3f0!3m2!1i1024!2i768!4f13.1!3m3!1m2!1s0x12cebc738732d97f%3A0x594966412c5651c0!2sCosta+Azul%2C+Francia!5e0!3m2!1ses-419!2ses!4v1503396364629" width="1024" height="728" frameborder="0" style="border:0" allowfullscreen></iframe>