El Pozanjón: laguna de leyendas

En la ciudad de Ballesteros, a pocos kilómetros de Villa María, la laguna de El Pozanjón fue declarada reserva natural. Un lugar ideal para hacer un picnic en la naturaleza y escuchar los mitos que la rodean.

En el Departamento de Unión, en la provincia de Córdoba, hay una laguna de la que muy pocos conocen. Si bien nunca se hicieron estudios oficiales, dos mitos muy difundidos rodean a la laguna de El Pozanjón, en la ciudad de Ballesteros.

El primero de ellos es que al parecer, la laguna no tiene fondo, o por lo menos, no se lo conoce. Muchos hablan de un “ojo de mar”, por donde todo lo que allí cae, es llevado por medio de un canal subterráneo hacia el Oceáno Atlántico. Lo cierto es que cuentan los lugareños, que muchas cosas fueron arrojadas allí y jamás se pudieron recuperar. Las leyendas hablan también de unos buzos que nunca pudieron tocar el fondo.

El otro de los mitos que rodea a El Pozanjón es que la laguna jamás se seca. Ni antes las sequías más grandes, en toda la historia de esta localidad, hay un recuerdo de un suceso así.

laguna ballesteros

laguna ballesteros

 

En la actualidad, la Municipalidad ha saneada y recuperado el lugar, y ante la declaración de Pozanjón como reserva ecológica, el lugar se ha convertido en un hermoso paseo para disfrutar de las tardes al sol. La laguna cuenta con un cuidador, un vecino de Ballesteros, que se encarga de su cuidado.

El Pozanjón cuenta con una enorme cantidad de peces aunque la Municipalidad ha prohibido la práctica de la pesca y hasta hace un tiempo, hubo un yacaré viviendo en sus márgenes, llegado con una crecida. 

laguna ballesteros

Para el que busca un poco de sombra y un entorno natural tranquilo para pasar el día, el Pozanjón es un buen lugar a descubrir, realizar deportes acuáticos y hablar con los vecinos sobre los misterios que la rodean.

laguna ballesteros