La más bella del norte de Brasil

Una de las playas más lindas del Brasil pero que muy pocos conocen. Jericoacoara tiene arenas blancas, un parque nacional y un mar para volverse loco.

Ha sido declarada por el Washington Post una de las diez mejores playas del mundo, Jericoacoara es un oasis entre las dunas de arena blanca, como una joya preciosa en el corazón del Parque Nacional de Jericoacoara, a 300 km de Fortaleza, en el norte de Brasil.
 
 
 
Jeri, como es cariñosamente llamado por sus habitantes, tiene clima seco y su temperatura oscila entre 25 º – 31 º C durante todo el año. El agua de mar es siempre cálida y sus colores varían desde verde esmeralda al azul. El lugar lleva el beneficio de los vientos alisios, que soplan constantemente entre julio y diciembre haciendo su playa una de las más buscadas para la práctica de windsurf y kitesurf en el mundo entero.
 
 
 
 
Jericoacoara tiene también el privilegio de estar situado dentro del Parque Nacional , un  área ambiental rodeada deinterminables playas, dunas y la del “Serrote” una colina 93 metros sobre cuya base se encuentra la famosa “Pedra Furada” o Pedra do Frade. Jeri es un lugar raro conocido por su belleza y encanto. Posee además, lagunas de agua dulce, que son verdaderos paraísos de clara coloración turquesa.
 
 
En Jeri, las calles son de arena y solo circulan los clásicos buggies que trasladas a los turistas a modo de taxi. De día se hace playa, lagunas o kite… De noche, un pequeño centro con bares y música le ponen mucho encanto a la estadía.