Una Navidad diferente en Bariloche

Bariloche promete festejos a partir del 8 de diciembre, el encendido del árbol gigante en el Centro Cívico y la presencia de Papa Noel, además de espectáculos de música de cámara y coro.

Como en cada víspera navideña, la ciudad de Bariloche promete miles de sorpresas para la celebración de las fiestas de fin de año. El tradicional árbol gigante de Navidad iluminando todo el Centro Cívico, la imperdible decoración ambientada en toda la ciudad, los espectáculos de coro y música de cámara, y encuentros con Papá Noel para los más pequeños son solo algunas propuestas barilochenses a partir del 8 de Diciembre.

El clásico árbol de Navidad de 12 metros de alto y 8 de ancho promete una postal que recorrerá todo el mundo y decorará a la perfección la ciudad con un inigualable formato de destellos lumínicos y la tradicional estrella en la cima.

El pino será encendido por primera vez el viernes 8, y será testigo de imperdibles encuentros con Papá Noel y shows musicales hasta el 5 de enero de 2018, cuando se realice el pesebre viviente. Además, se invita a todos los frentistas a embellecer sus vidrieras y casas, dándole a toda la ciudad un verdadero espíritu navideño para seguir con la línea del Centro Cívico y fomentar las renovadas esperanzas de cara al próximo año.

Las imágenes que adornarán cada rincón de Bariloche son creación del reconocido ilustrador Pablo Bernasconi. La serie representa un niño y un zorro en diversas escenas vinculadas a la Navidad.

bariloche

Pero no sólo habrá una ambientación única, sino que también se ofrecerán espectáculos artísticos y actividades vinculadas a la fecha para residentes y turistas. Todos los días, hasta el 24 de diciembre, el Centro Cívico será testigo de artistas, coros y espectáculos de danzas.

En la ciudad de Bariloche la magia no solo baja por las chimeneas, sino también por los ríos de la montaña y por las laderas de los cerros. Hay regalos de la Naturaleza en playas donde solo se puede llegar a través de un kayak; y sensaciones tan increíbles como volar entre los árboles, incluso más rápido que Papá Noel en su trineo. En Bariloche, la Navidad es un sueño hecho realidad.