Viajando en bici por Cuba

Tres amigas argentinas decidieron recorrer la isla del Caribe en bicicleta. Las playas de “abajo”, Internet y la tranquilidad: Cómo conocer Cuba de una manera distinta.

Guadalupe Otero es cordobesa, y junto con dos amigas de Buenos Aires, decidieron hacer un viaje a Cuba pero en bicicleta. “El Aeropuerto de Cuba es como de otra época”, dice Guada, quien junto a sus compañeras apenas pusieron un pie en la isla, armaron las bicis y se fueron andando: “Llegamos, desembalamos las bicis, las armamos y nos fuimos pedaleando del Aeropuerto hasta La Habana”.

 

 

Una vez en la ciudad, las viajeras se hospedaron en una casa de familia que habían reservado, y luego de intercambiar información con un turista también ciclista que se alojaba por allí cerca, decidieron partir.

“Él nos aconsejó ir hasta el Oriente y volver a La Habana, pero nosotras queríamos ir a la playa así que agarramos al revés, para ‘arriba’. La primera parada que hicimos fue en Santa Cruz del norte, donde nos quedamos 3 días”.

 

“Y así fuimos recorriendo: Santa Cruz del del Norte, Matanza, Baradero y de ahí, cruzamos de la costa de arriba a la costa de abajo, todo por campos y lugares que no son turísticos. Eso es lo que tiene de bueno la bici, que pasas y charlas con gente local, te contactas con la gente”, dice Guada.

 

“Después de ahí fuimos a playa Larga y playa Girón. Las playas de abajo no son tan paradisíacas como las playas de arriba, tipo Baradero. Hay muchas excursiones para hacer, está muy preparado para el turismo. También hicimos la parte central, Cienfuegos, Santa Clara. No fuimos en Oriente porque nos quedaba lejos, asique volvimos a La Habana y fuimos a Viñales, que es para el otro lado de Pinar del Río, que es montañoso”.

“En Cuba no existe la inseguridad, no tuvimos ni una situación de riesgo, nada. Nosotras llevábamos la plata en esas riñoneras que son internas y ya en un momento dejábamos todo en las casas donde nos hospedábamos. La gente es muy buena onda, además la bici es un poco así”, señala la viajera.

 

Conexión a Internet

“El internet se consigue en las plazas o en los all inclusive, entonces tenes que conseguir la tarjeta que te venden, y te venden una tarjeta de una hora y sólo se pueden comprar 3 por día. Y tenes que ir a la plaza para conectarte ahí están las antenas. Cuando se corta el Wi Fi todos se ponen a charlar, es una experiencia hermosa”.